Atenas, entre el mito y la historia

Atenas debe su nombre a Atenea, diosa protectora nacida de la cabeza de Zeus.  Según la mitología, Cécrope, de origen egipcio, fue el primer rey de la región Ática y fundador de Atenas. Hacia el siglo X a. C. sus habitantes se agruparon en doce ciudades y desde el principio Atenas ostentó la supremacía sobre el resto. La leyenda atribuye a Teseo la unificación de las polis bajo el control de Atenas. Tras la unificación se estableció la fiesta de las Panateneas, en honor a la diosa de Atenas.

ATENAS (5)

En el corazón de esta ciudad se esconden una serie de lugares obligados para su visita, sin embargo una estancia de dos o tres días es suficiente para visitarlos ya que la mayoría se encuentran relativamente cerca unos de otros. Aunque Atenas es bastante amplia vamos a movernos entre tres puntos principales: Plaza Síntagma, el barrio de Monastiraki y el barrio de Plaka y el Acrópolis.

La mejor forma de comenzar es visitando la Acrópolis, también conocida como «la roca sagrada», está ubicada en un lugar estratégico capaz de dominar cada rincón de la ciudad. Cuanto antes llegues mucho mejor, menos gente encontrarás.

Dentro del conjunto arquitectónico las obras primordiales son, por supuesto, el Partenon, es el principal edificio del conjunto arquitectónico de la Acrópolis, fue creado para cobijar una colosal escultura de Atenea Parthenos realizada en madera, marfil y oro, que poseía una altura de doce metros.

También impresionante es el Templo de Atenea Niké construido para conmemorar la victoria de los griegos sobre los persas en la Batalla de Salamina o el teatro de Dionisio donde hasta 17.000 espectadores presenciaban las obras de los trágicos Esquilo, Sófocles y Eurípides.

Aunque no seamos muy amigos de los museos, no podemos perdernos el Museo Arqueológico de Atenas, es el museo arqueológico más importante de Grecia y uno de los más ricos del mundo en lo que a arte griego se refiere. Está situado en el centro de Atenas, en el barrio de Eksarhia.

Los barrios de Monastiraki y Plaka, son perfectos para aprovechar y probar la comida griega a un precio razonable y para hacer las compras típicas, ya que te encontrarás con tiendas y puestos que ofrecen un amplio abanico de recuerdos, platos, joyas, cuadros o cualquier otra cosa que se te pase por la cabeza. Dentro del barrio de Plaka destaca un lugar llamado el barrio de Anafiotika, un pequeño rincón en pendiente bajo la Acropolis de Atenas.

Si seguimos el camino llegamos a la Plaza de Syntagma, donde la Guardia Presidencial realiza el pomposo cambio de guardia cada domingo a las once de la mañana.

Otro barrio para no perderse es el llamado barrio de Thisseio, donde puedes disfrutar cenando en alguna de las numerosas tabernas que ofrecen música tradicional griega, o la avenida Panepistimíou, donde encontraremos el edificio de la Universidad de Atenas, la Academia de Bellas Artes, la Biblioteca Nacional, la Catedral Católica de Atenas y la bella Mansión Melathron

Bajo el Monte Licabeto encontraremos el Barrio de Kolonaki, un barrio de clase alta y tiendas bastante caras. Desde aquí podemos coger el funicular que nos lleva hasta la cumbre del Monte y si tienes tiempo es un lugar perfecto para admirar la puesta de sol.

Atenas es una ciudad bastante económica en lo que a alojamiento se refiere, puedes encontrar hoteles de gran categoría pero también puedes dormir en todo el centro de la ciudad a muy buen precio. Las mejoras zonas para dormir son los barrios de Plaka, Monastiraki, o en los alrededores de la Plaza Sintagma.

Atenas es sin duda una ciudad con bastante vida nocturna. Las principales zona para salir son las conocidas como Gazi y Exarhia, barrio de estudiantes, al caer la noche uno de los más vivientes y activos entre el grunge y la bohemia, Syntagma y Thissio.

Para tomar una copa bajo el cielo estrellado y con vistas a la Acrópolis, encamínate a las terrazas de Apostolou Pavlou in Thissio y Adrianou, cerca de Monastiraki.

Durante el verano, el Festival Helénico ofrece conciertos, espectáculos de danza y teatrales al aire libre. Las entradas se pueden comprar en las taquillas oficiales del Festival Helénico o por internet.

El pequeño barrio de Plaka es uno de los más conocidos entre los turistas, y está repleto de bares, restaurantes y tabernas donde encontrará menús para todos los bolsillos en restaurantes como el Fisherman’s Tavern o la Taberna Platanos, una auténtica “taberna de pueblo” .

ATENAS (20)

Para comer lo más fácil es que te acerques a cualquier puesto y pidas un gyros (típica comida griega), es pan de pita relleno de virutas de carne de cerdo, patatas fritas, cebolla, pimentón y ‘tzatziki’, la famosa salsa de yogur. También puedes pedir un souvlaki, un pincho de carne que se sirve solo o envuelto en una pita. Normalmente se envuelve para llevar, aunque todos estos locales suelen tener algunas mesas para comer.

Para mi gusto están mucho más ricas que los típicos kebas que solemos comer en España, creo que es por la salsa de yogur griego que le ponen a todo. Y de postre un frappé bien frío en uno de los múltiples cafés!

2 comentarios en “Atenas, entre el mito y la historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s