No digas que fue un sueño (TERENCI MOIX)

No digas que fue un sueño comienza con una situación de intenso dramatismo. Una mujer egregia llora su luto de amor en una barca que remonta el Nilo. Es la reina Cleopatra, que ha sido abandonada por su amante, el romano Marco Antonio. En el corazón de ambos se debaten todos los conflictos del amor y la pasión, encaminados a un destino fatal.

Es una novela sobre todas las fases del amor, enmarcada en un período histórico apasionante: los estertores del Egipto amenazado por el imperialismo de la todopoderosa Roma. Pero es, sobre todo, un intento de reivindicar la figura de una de las mujeres más fascinantes de la historia: la reina Cleopatra Séptima. Distorsionada a menudo por el cine, Cleopatra se erige en esta novela como un personaje original y contradictorio, ya no es la típica devoradora de hombres, sino una mujer cultivada, maternal, enamorada y, sobre todo, entregada por completo a la política. a su alrededor, los avatares de una ciudad mítica, Alejandría. Y las ruinas de un Egipto que va pereciendo.

Imagen

«La suerte del mundo fue a decidirse en un lugar lejano, una inhóspita costa situada en las costas de Grecia. Y el mundo, al temblar, supo que su enfermedad estaba en Accio. De allí saldrían los rayos destinados a destruir, una a una , todas las defensas de Alejandría y a derrumbar todos los baluartes del amor» (No digas que fue un sueño)

«El despecho es tan cruel como el amor.» (No digas que fue un sueño)

«La castidad es un crimen contra la naturaleza.» (No digas que fue un sueño)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s